Cuatro estrellas líricas cierran el Festival Musical de Santo Domingo

Cuatro estrellas líricas cierran el Festival Musical de Santo Domingo

 

 

SANTO DOMINGO. Cuatro estrellas mundiales de la música clásica comparten esta noche su arte con el público dominicano, en el marco del cierre del Festival Musical de Santo Domingo que organiza la Fundación Sinfonía, bajo la dirección del maestro José Antonio Molina.

Se trata del tenor español Francisco Corujo; Günter Haumer, barítono austriaco; la mezzosoprano ucraniana Anna Moroz y la venezolana Ana Lucrecia García, soprano, quienes interpretarán para el público nacional la emblemática Novena Sinfonía de Bethoven . Compartirán el escenario junto al Coro del Festival dirigido por Elioenai Medina.

“El público dominicano es muy amable. Es mi primera vez en la RD y estoy muy entusiasmada de compartir mi música con todos”, señaló Anna Moroz.

“Creo que la música cuando es buena da igual de qué cultura venga… La música es buena o es mala no tiene intermedio”, Francisco Corujo

Günter Haumer, quien se presenta también por vez primera en la media isla, reseñó que ha quedado impresionado por la reciprocidad y cariño del público nacional.

“En mi caso es la tercera vez que estoy en este país, y estoy muy contenta de volver, porque recuerdo lo bien que me han tratado y la alegría y espontaneidad de la gente y el cariño con el que tratan a los artistas”, dijo Ana Lucrecia García.

De forma parecida se expresó Francisco Corujo, quien ya se ha presentado en el país: “No solo el público también los músicos dominicanos son muy afables y apasionados y esto suma mucho. Se impregna y ayuda mucho a la hora de que un artista presente obras tan complicadas como estas. Hay una energía muy buena en general”.

“Para mí sería lo máximo si yo pudiera hacer una colaboración musical con Wilfrido Vargas, Fernando Villalona o Juan Luis Guerra”, Ana Lucrecia

“Estamos de acuerdo en destacar que los músicos de aquí son muy entregados, los hemos visto en los ensayos, eso te motiva a dar lo mejor de ti”, dijo Moroz.

“Sentir la música y disfrutarla es una cuestión de sensibilidad, a todos nos gusta lo que es bonito y está bien hecho, y en el caso de Dominicana esta Novena Sinfonía de Bethoven está estructurada de una forma tal que puede conquistar a este público tan enérgico”, enfatizó García.

“Los latinos tienen la predisposición de disfrutar, de vivir la vida de forma plena, y en este país se vive así, algo muy bueno”, refirió Corujo

Concepto de música

“Para mí la música es la forma en la que puedo expresarme, el instrumento que me dio Dios para desarrollarme, para comunicarme, para ganar dinero, para crecer y transmitir lo que quiera decir siempre que tenga algo que decir. Es un modo de vida. La música está presente siempre”, dijo Ana Lucrecia García emocionada.

“Creo que la música es sensibilidad, es amor, es todo. Cantar es la forma que tengo de conectar con el público, cuando ves que esto llega es la más grande recompensa que existe. La música me ayuda en todos los momentos de mi vida, en los felices y en los tristes. Cuando estoy feliz expreso mi arte de forma distinta a cuando estoy triste. Es lo que mueve corazones y mueve almas”, expresó Anna Moroz .

“Pienso que con la música no solo podemos expresarnos, y como artistas conectarnos con el público, sino que, puede haber una conexión con la gente y con uno mismo, con ella salen cosas que uno no controla necesariamente”, aseguró Günter Haumer.

Para Francisco Corujo la música es parte de su identidad pues se crió en el marco de una familia de músicos.

“En cierto modo yo estaba predestinado a ser músico como mis primos y mis hermanos, nunca fue algo extraordinario. Siempre he vivido la música con una intensidad especial. Nuestro lenguaje es la música y cuando eres capaz de hacer que gente que no es seguidor de tu carrera se emocione, es lo más interesante”, enfatizó Corujo

Público sin diferencias

“A pesar de que tengamos diferencias culturales todos somos seres humanos y nos conmueven las mismas cosas, las diferencias que podrían existir es en base a la tradición musical de los pueblos, pero cada uno muestra el respeto hacia una pieza bien interpretada”, expresa Ana Lucrecia, y añadió que es necesario que la música clásica debe acercarse más al público a través de herramientas de difusión como las redes sociales.

Colaboraciones

Los cantantes líricos ven de forma positiva las colaboraciones que realizan artistas de diversos géneros.

“Para mí sería lo máximo poder hacer algo musicalmente hablando con Don Wilfrido Vargas, con Fernandito Villalona que lo amo, o con Juan Luis Guerra, sería algo impresionante. Creo que ese momento llegará”, dijo por su parte la venezolana.

Los artistas se presentarán esta noche a las 8:30 p.m. en la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito.

En el Festival de Música de Santo Domingo participaron artistas de varios países, y contempló conciertos y charlas en el Metro, plazas y parques.

 

Críticos como público.

Los artistas confiesan que muchas veces les cuesta despojarse de su visión como música al momento de escuchar a colegas cantantes.

“La música para nosotros es una forma de vida, y aunque estés de público sientes que estás trabajando, participas en todo, en mi caso aveces como público sufro un poco más porque puedo notar lo que va y lo que no, y aupar a los músicos, algunas veces puede resultar un poco traumático, pero hay grandes artistas que consiguen que hasta una persona que conoce el repertorio logre evadirse de su propio sentido critico, que es un sentido que usamos con nosotros mismos. Aveces uno estamos tan metidos que nos cuesta un poco ponernos en el rol del oyente”, argumentó Ana Lucrecia García.

De forma parecida se expresó Anna Moroz, “Siempre que voy a un concierto intento disfrutar, pero es muy complicado, porque estando como público, nunca se sabe lo que está pasando por tu cabeza, pero hay artistas que realmente logran atraer toda tu atención en su interpretación. En mi caso más que buscar la crítica intento disfrutar, porque el artista es un ser humano y aveces hay situaciones que no les permite dar todo e el escenario y hay que entenderlo”.

Günter Haumer confesó que afortunadamente siempre hay artistas que te llevan a otro nivel y te permite como público disfrutar, claro que si eres artistas siempre habrá cosas pasando por tu cabeza.

“El peligro es no disfrutar y pasarlo mal, yo siempre intento ponerme en el plano del artista, por lo general no somos corporativistas, pero debemos serlo mucho más porque sabemos perfectamente lo complicado que es subirse a un escenario para cantar o actuar, entonces hay demasiada criticas gratis en general hecha por personas que también sabe lo difícil que es, pero si es cierto que los músicos somos bastantes críticos, pero cada vez que voy a un concierto que me despierten emociones y pasen cosas en mí”, dijo Francisco Corujo.

 

Sacrificios por la música

La carrera de un artistas es muy sacrificada, los conciertos alrededor del mundo y los viajes constantes suele aislarlos de sus familiares, sumado a las limitaciones por sus estilos de vida.

Este último aspecto es lo que a juicio de Ana Lucrecia es lo que más ha tenido que sacrificar por seguir su carrera musical: “Cómo cantantes clásicos la voz es nuestra herramientas y para mantenerlas hay que limitarse de realizar cosas que antes disfrutábamos, por ejemplo no puedes consumir alcohol, fumar o irte a deshoras a una discoteca, pero como te gusta lo que haces no sufres, y ves esto como parte de tu vida. Es mucha mayor la satisfacción de estar en un escenario y recibir el apoyo del público, pero sin dudas dejar mi casa, mi país soy venezolana y vivo desde hace 18 años en España, es muy sacrificado, mis padres murieron en ese proceso y no tuve la oportunidad de estar con ellos en sus últimos años de vida, fue el precio que tuve que pagar, pero todos vivimos cosas parecidas y forma parte de la vida, tu tienes que irte y desarrollarte donde sientas que puedes alcanzar tus objetivos, si es en tu propio país, perfecto, pero si tienes que cruzar el Atlántico lo cruzas y lo haces, porque es tu deber ser feliz y desarrollar tu don, aunque la vida de tus seres queridos sigan su curso y tú no estés presente ”.

“En mi caso viajar sólo y estar lejos de las personas que quieres es lo más difícil, significa un sacrificio y un nivel sentimental muy grande, pues sales de una zona de confort, aparte de los sacrificios físicos, pero lo sentimental reitero es lo más me afecta”, enfatizó Anna Moroz.

“En general me encanta viajar, pero hacerlo solo no es lo mejor, pero son más cosas positivas, que negativas, porque me encanta cantar, lo necesito y lo haré siempre”, dijo Günter Haumer.

Sin embargo, Francisco Corujo, “aunque admite que existen sacrificios en su caso no piensa en ellos, porque el privilegio y la satisfacción es tan grande y de tener una familia orgullosa de ti, y poder gozar del vicio del escenario, yo amo tanto lo que hago que cantaría gratis, es un sueño y poder hacerlo, que todos los sacrificios se quedan muy lejos en comparación con las satisfacciones”.

 

La música y los procesos políticos y sociales
En el caso de Ana Lucrecia García que es venezolana y que tiene que ver desde lejos la situación de su país, lo que sucede en la nación sudamericana es un espanto y la llena de impotencia tristeza, “es un espanto, duermo poco, lloro mucho, me asusto mucho. Me da mucha rabia también el silencio mundial, pero pienso que es porque no se conoce realmente lo que está pasando allí, porque no es un problema político, el problema que hay en Venezuela es de carácter terrorista y de narcotráfico. Es muchísimo más grave de lo que parece, y por el bien del resto los países deberían ver lo que pasa allí, pues Venezuela es un país muy rico, lleno de minerales para que esté en manos de asesinos, y la lucha que está dando el venezolano es admirable. Yo desde mi corazón le doy toda mi gratitud. Y les digo gracias por salir a las calles, por dar sus vidas por el bienestar de todos los demás, saliendo a manifestar sin saber si volverán vivo, porque el gobierno les dispara, no hay derecho, lo vivo fatal, aunque tengo mi vida y me casé en España, mis raíces están en Venezuela, y lo vivo con mucha impotencia. Te confieso que aveces me gustaría saber disparar, porque hay que defenderse y ver que mi pueblo está indefensa y no haya organismos internacionales, sin decir y hacer nada, cuando Venezuela es un país que ha acogido muchos inmigrantes de procesos bélicos, sin preguntarles nada, y ahora estar así de solos es muy doloroso”, relató emocionada la venezolana.

“Hay que hacer sentir a las personas de lo importante del voto, pues muchas veces por quedarnos sin ejercer este derecho le damos potestad a una minoría de convertirse en mayoría y hacer su voluntad, como ha sucedido en varios países”, enfatizó la artista.

Para el resto de los intérpretes es muy preocupante la situación actual de convulsión que se vive en el mundo, y aseguran que es donde más se necesita el rol de los cantantes para brindar entretenimiento a sus fanáticos. “Es la única forma que tenemos de aportar a un mundo como el actual, somos artistas y podemos cambiar algo en las personas. Creo que los artistas debemos estar en el lado de la cultura, de la gente, la educación” señaló Francisco Corujo.

“La educación, el amor al arte es la mejor forma de cambiar las vidas de personas, en especial niños que aún están en proceso de desarrollo, así ayudamos a aportar el arte en sus corazones para ser personas buenas”, dijo Anna Moroz.

“Yo creo que nuestro lenguaje es el arte, es la música y menos palabras, como podemos mover algo positivo es a través de la música, veo muy peligroso que los artistas incursionen en temas políticos, pues nuestro lugar es el escenario y no tanto en temas políticos. Hay que crear ciudadano culturalmente fuertes”, dijo Günter Haumer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *